¿Pago móvil mediante NFC o código QR?

¿Pago móvil mediante NFC o código QR?

0

Existe el comentario malicioso en el sector de los pagos móviles de que el sistema NFC (Near Field Communications) debería llamarse NSC, las siglas que describen en una encuesta a todos aquellos que Ni Saben ni Contestan.

Porque sí, grandes entidades financieras y gigantes de la tecnología como Google y, sobre todo, Apple, han apostado por el sistema NFC como el protocolo mayoritario para transacciones económicas mediante dispositivos móviles. Pero así llevamos años: que llega, que llega, pero no acaba de llegar.

La consultora Deloitte pronostica en un informe que hacia finales de 2015 habrá 30 millones de usuarios de smartphone equipados con el chip NFC que realizarán, al menos, una compra mediante el móvil contactless en un comercio físico. Una cifra nada despreciable, si tenemos en cuenta que el año pasado la media de operaciones mediante NFC no llegó a los 2 millones. Pero en este estudio también queda claro que esta tecnología NFC va a convivir con otros métodos de pago móvil durante muuuucho tiempo.

Gástate 800 € y luego hablamos

¿Por qué el NFC no acaba de despegar? Por varias razones. Una de las más importantes es la falta de volumen. Para realizar pagos NFC se necesita un smartphone de última generación (como por ejemplo un iPhone 6, valorado en unos 800 €). En cambio, alternativas de pago móvil híbrido, mediante el uso de códigos QR, son compatibles con smartphones IOS y Android de cualquier generación, sin que los usuarios tengan que invertir en un nuevo terminal.

Y cuando llegue finalmente el NFC, ¿qué pasará con otros métodos de pago móviles?

El método de pago mediante códigos QR es exactamente igual al que usa el protocolo NFC. Se trata de interaccionar a distancia mediante el móvil con la máquina lectora (o sobre el producto directamente).

En el caso del pago mediante QR, una tableta donde aparecerá el código para escanear o una etiqueta con el código impreso. En el caso del NFC, un datáfono que reconozca el chip del móvil o un producto con un chip incorporado. Los dos sistemas son rápidos, seguros, y sin contacto.

¿Cuál es la ventaja de los pagos mediante códigos QR?

Que todos los dispositivos móviles pueden utilizar los códigos QR ahora. Ya. Sin esperar a que Apple lanze el Apple Pay en España. Ni que todos los usuarios de IOS se gasten el sueldo mensual de un mileurista en un iPhone 6. Tampoco a que Google se aclare con Google Wallet, y los comercios y usuarios sepan exactamente qué es, para qué sirve y qué se puede hacer con él. De hecho, los expertos pronostican que pueden pasar todavía de 2 a 4 años hasta el parque de smartphones que dispongan de chip NFC llegue la masa crítica necesaria para que el pago NFC se normalice y estandarice. Eso, en tecnología, es un siglo.

Mientras pasa ese “siglo”, soluciones tecnológicas como iPAYst, desarrollada por la empresa alemana UMT AG, permite ya, ahora, realizar pagos móviles con smartphones de cualquier generación, ya sean iPhone 3, 4, 5, 6 o de la inmensa y variada familia Android. El comercio sólo necesita una tablet, que iPAYst le facilita, que genera el ticket de compra en forma de código QR.

El cliente, que previamente se ha bajado la app iPAYst, escanea el código, introduce su PIN de seguridad, y paga al instante. De manera fácil, sencilla, y rápida y segura. Y con la tranquilidad que aporta el hecho de que el Banco Sabadell se el adquiriente de las operaciones.

Y, mientras tanto, en Cupertino, se dibuja la estrategia de lanzamiento del Apple Pay en Europa. ¿Llegará el NFC? Claro, pronto. Por tierra, mar y aire. ¿Sustituirá los pagos por código QR? No, serán compatibles, convivirán sin problemas. El usuario escogerá, como siempre.

Share This Post: